Cómo reclamar la historia clínica personal como paciente

Este documento reúne todo el historial médico que una entidad clínica o profesional médico posee de una determinada persona o paciente. ¿Pero a quién le pertenece? Acá te despejamos todas las dudas.


La recopilación de información que posee una entidad y que está contenida dentro de una carpeta o como se denomina hoy en dia “en la nube” con el nombre y apellido del paciente, se llama ”Historia Clínica”.

Todo ese material informativo y descriptivo realizado por profesionales o auxiliares de la salud, debe estar disponible hacia los médicos y hacia el propio paciente para que cualquiera de ellos al leerlo sepa cuál es el estado de salud de ese paciente en particular.

¿Qué derechos tengo como paciente?

Ninguna entidad médica o profesional particular, puede retener y no entregar una copia de la historia clínica a un paciente que la solicite, ya que la persona, tiene el derecho a una segunda opinión médica, es decir, a consultar a otro especialista de otra institución sobre su situación particular, ya sea una enfermedad que esté transitando, un tratamiento prolongado, entre otros argumentos para poder obtener una simple copia.

Pero, hay otro motivo, que es el derecho que todas las personas  a saber qué información tienen las entidades sobre ella. Al hacer el pedido de una copia de su historia clínica, el paciente podrá y tiene derecho a saber, qué sabe el hospital, el profesional, sanatorio o clínica de él, como paciente.

¿A quién le pertenece la historia clínica?

Este documento e historial personal, en general está en manos de entidades hospitalarias o sanatorios y clínicas privadas, creyéndonos que les pertenece como entidad administradora, perola ley argentina es clara y contundente, esa historia clínica es propiedad del paciente. Así lo establece el artículo 14 de la ley n° 26.529, conocida como de derechos del paciente. Un apartado de esta ley indica que “el paciente es el titular de la historia clínica. A su simple requerimiento debe suministrársele copia de la misma, autenticada por autoridad competente de la institución asistencial. La entrega se realizará dentro de las cuarenta y ocho (48) horas de solicitada, salvo caso de emergencia”.

¿Qué información debe contener la historia clínica personal?

Según el artículo 15 de la ley, la historia clínica debe indicar y  contener esta información:

  • Fecha de inicio de su confección.
  • Datos identificatorios del paciente y su núcleo familiar.
  • Datos identificatorios del profesional interviniente y su especialidad.
  • Todos los registros claros de los actos realizados por profesionales y auxiliares y los fisiológicos y patológicos, antecedentes genéticos, si forma parte de la historia clínica del paciente.

Además, el apartado de la ley es muy claro e indica que debe quedar registrado “todo acto médico realizado o indicado, sea que se trate de prescripción y suministro de medicamentos, realización de tratamientos, prácticas, estudios principales y complementarios afines con el diagnóstico presuntivo y en su caso de certeza, constancias de intervención de especialistas, diagnóstico, pronóstico, procedimiento, evolución y toda otra actividad inherente, en especial ingresos y altas médicas.”

Otra información complementaria es:

Los consentimientos informados, las hojas de indicaciones médicas, los protocolos quirúrgicos, las prescripciones dietarias, los estudios y prácticas realizadas, rechazadas o abandonadas, las planillas de enfermería, son todos documentos que deben quedar asentados en la historia clínica del paciente de manera clara. Todos deben estar acompañados de un breve sumario del acto de agregación y desglose autorizado con constancia de fecha, firma y sello del profesional actuante en el tratamiento o consultas médicas que realizó el paciente.

¿En qué soporte puedo recibir mi historia clínica?

El artículo 13 de la norma establece que “el contenido de la historia clínica, puede confeccionarse en soporte magnético siempre que se arbitren todos los medios que aseguren la preservación de su integridad, autenticidad, inalterabilidad, perdurabilidad y recuperabilidad de los datos contenidos en la misma en tiempo y forma”. Asimismo, también es claro y dice que “a tal fin, debe adoptarse el uso de accesos restringidos con claves de identificación, medios no reescribibles de almacenamiento, control de modificación de campos o cualquier otra técnica idónea para asegurar su integridad”.

Plazos de entrega

La obligación debe regir durante el plazo mínimo de diez años de prescripción liberatoria de la responsabilidad contractual y este plazo se computará desde la última actuación registrada en la historia clínica. Vencido el mismo, el depositario dispondrá de la misma en el modo y forma que determine la reglamentación.

Privacidad y guarda de la información

Al ser un documento personal, este debe ser inviolable y según dice el artículo 18 de la norma nacional, “los establecimientos asistenciales públicos o privados y los profesionales de la salud, en su calidad de titulares de consultorios privados, tienen a su cargo su guarda y custodia, asumiendo el carácter de depositarios de aquélla, y debiendo instrumentar los medios y recursos necesarios a fin de evitar el acceso a la información contenida en ella por personas no autorizadas”.

¿Alguien más podría solicitar una historia clínica?

Según el artículo 19 de la ley, sólo tres actores pueden pedir este documento:

  • El mismo paciente como persona afectada o un representante legal o apoderado.
  • Familiares: como el cónyuge o la persona que conviva con el paciente en unión de hecho, sea o no de distinto sexo según acreditación que determine la reglamentación y los herederos forzosos, en su caso, con la autorización del paciente, salvo que éste se encuentre imposibilitado de darla.
  • Los médicos intervinientes y profesionales, cuando cuenten con la expresa autorización del paciente o de su representante legal.

¿Qué se debe hacer si la entidad se niega a entregar una copia de la historia clínica del paciente?

La ley dice: “Todo sujeto legitimado en los términos del artículo 19 de la presente ley, frente a la negativa, demora o silencio del responsable que tiene a su cargo la guarda de la historia clínica, dispondrá del ejercicio de la acción directa de “habeas data” a fin de asegurar el acceso y obtención de aquélla”, asegura el artículo 20 de la norma. 

Cabe aclarar que “a dicha acción se le imprimirá el modo de proceso que en cada jurisdicción resulte más apto y rápido” y que “en jurisdicción nacional, esta acción quedará exenta de gastos de justicia”.

También se aclara que “los incumplimientos de las obligaciones emergentes de la presente ley por parte de los profesionales y responsables de los establecimientos asistenciales constituirán falta grave, siendo pasibles en la jurisdicción nacional de las sanciones previstas en el título VIII de la Ley 17.132 —Régimen Legal del Ejercicio de la Medicina, Odontología y Actividades Auxiliares de las mismas— y, en las jurisdicciones locales, serán pasibles de las sanciones de similar tenor que se correspondan con el régimen legal del ejercicio de la medicina que rija en cada una de ellas”.